Nuestras
Novedades

Noticias, Información y más.

Volver

Cortar o no cortar.

Cortar o no cortar.

Dairy NZ y la Universidad de Lincoln acaban de completar un ensayo de corte pre pastoreo y los análisis preliminares de los resultados muestran que no hay beneficios en cuanto a mayor productividad en la práctica tal cual diseñado el ensayo. Sin embargo, los usuarios de esta herramienta tienen una visión diferente, y dicen que el ensayo no evalúa el uso de esta herramienta del mismo modo en que la realizan ellos normalmente. Anne Lee analiza lo que el ensayo prueba y lo que no, lo que descubre y lo que los defensores del corte pre-pastoreo están diciendo.


A lo largo de los últimos años ha habido una creciente aceptación del corte pre-pastoreo como una herramienta para lograr una mayor eficiencia del uso del pasto cuando hay altas coberturas previas al pastoreo, suponiendo que quedaría menos remanente que si se pastoreara directamente.
En general se basa en la creencia de que el corte pre pastoreo ayuda a mantener altos consumos de pasto por hacer más fácil para las vacas el consumo de lo que es ofrecido de manera oportuna, permitiéndoles convertir más pasto producido en el campo, en leche.
Las vacas tendrían la oportunidad de comer el sobrante que quedaría si entrara la hélice luego de ellas y cortar el residuo al nivel de remanente óptimo, en cuyo caso se “desperdicia” lo que se corta; otra alternativa es sacar el potrero de la rotación y cortarlo para heno o silaje.
El científico de DairyNZ, Paul Edwards dice que poniendo el foco en el principio del pastoreo “tercera hoja desplegada” para lograr más altura de cobertura pre pastoreo y así lograr crecimientos extras de pastura, ha generado en algunos productores una cierta dificultad de alcanzar el target de remanente, sin a su vez restringir el consumo diario de las vacas.
Es una de las razones por la que muchos productores, particularmente aquellos que han bajado su carga animal, están mirando al corte pre pastoreo como un medio para aprovechar los beneficios del incremento de la oferta y al mismo tiempo asegurar el remanente adecuado para mantener la pastura en alta calidad para los próximos pastoreos, dice Paul.
Pero ha habido dudas acerca de si la práctica funciona como piensan los productores – que puede llevar a aumentar la producción de leche – si aumentan el crecimiento de la pastura, si aumenta el consumo y si los costos exceden los beneficios.
El ensayo de Dairy NZ en el Campo Experimental de la Universidad de Lincoln, realizado en la temporada pasada, fue hecho con el fin de responder estas preguntas, comparando minicampos en los que hicieron un corte previo al pastoreo con aquellos que directamente se pastorearon. Al mismo tiempo, agregaron la variable de dos niveles distintos de cobertura pre pastoreo; mayor y menor. El estudio fue subvencionado por el Fondo de Sostén a la Agricultura como parte del programa FeedRight.

El estudio
El ensayo fue realizado durante cuatro meses desde octubre a febrero y específicamente se investigó el efecto del corte pre pastoreo en coberturas tanto altas como normales, durante un período de alta producción de forraje. Los factores analizados fueron calidad de pastura, incluyendo energía metabolizable, factores del rendimiento animal como consumo de materia seca, producción de leche, condición corporal y peso vivo. También fueron analizados costos y beneficios.

Se evaluaron cuatro escenarios:
• Cortar delante de vacas que entraban a parcelas con alta cobertura, 3500kgMS/ha
• Cortar delante de vacas que entraban a parcelas con menos cobertura, más habitual, 2900kgMS/ha
• Pastoreo, sin cortar, en parcelas con alta cobertura
• Pastoreo en parcela con menor cobertura
Dos minicampos fueron preparados por cada tratamiento, y el corte fue realizado dos horas antes de que las vacas ingresaran a la nueva parcela. Los ensayos fueron realizados con 18 vacas por minicampo y con una carga de 3,7vacas/ha, hasta diciembre, donde el número de vacas cayó a 16vc/minicampo, para dar una carga de 3,3vc/ha y asegurar el excedente de forraje.
Edwards dice que el objetivo del ensayo ha sido analizar el corte en momentos de sólo un poco de excedente, como lo recomiendan productores de la Isla Sur y Canterbury, quienes realizan la práctica y estuvieron involucrados en las charlas iniciales para preparar el ensayo.
Pero para comienzos de diciembre hubo momentos que no se logró ese excedente necesario para el ensayo y se necesitó comprar silaje para poder llevar a cabo el tratamiento de corte pre pastoreo y con la suficiente acumulación de acumular materia seca.
Remanentes de 4cm (7-8 clicks en el pasturómetro medidor de materia seca), fueron logrados en todos los establecimientos, independientemente del tratamiento y una cantidad similar de nitrógeno fue aplicada a cada tratamiento; los tiempos de rotación pudieron ser distintos.
Si el excedente era de 5% o más de la demanda pre pastoreo, el potrero era cosechado para silaje. Si el residuo que se necesitaba no lograba en el tratamiento de pastoreo por mal clima, por ejemplo, el potrero era cerrado para silaje en la próxima vuelta o cortado post pastoreo. Igual se procedió cuando las pasturas estaban mojadas/llovía.

Resultados preliminares
En pocas palabras:
• No hubo beneficios con corte pre pastoreo en el rendimiento de las vacas en términos de condición corporal o producción de sólidos en leche.
• El promedio de cobertura pre pastoreo fue de 2890kgMS/ha y 3380kgMS/ha. El promedio de cobertura para el tratamiento de corte en parcelas con alta cobertura fue de 3156kgMS/ha.
• Vacas en potreros con coberturas pre pastoreo altas produjeron 5% menos leche, pero no se ajustó en función de una mayor cosecha de silaje de este tratamiento.
• Las vacas dejan o desperdician el equivalente a 2kgMS/vc/día en la pastura cortada previo al pastoreo.
• Más silaje hubo que comprar para poder satisfacer los requerimientos en los tratamientos de corte, mientras que más silaje se realizó en los tratamientos de pastoreo.
• También se realizó más silaje en los establecimientos con alta cobertura pre pastoreo, respecto a aquellos con poca cobertura.
• La “desaparición” de pastura (Ms disponible pre pastoreo menos la MS remanente) fue en promedio 2kgMS/vc/día mayor en vacas en potreros de corte previo al pastoreo, pero también en esos tratamientos el desperdicio fue de 2kgMS/vc/día, anulando cualquier beneficio.
• Vacas pastoreando en potreros con alta cobertura pasaron más tiempo comiendo que vacas pastando en potreros con normal cobertura, y vacas comiendo pasto cortado pasaron menos tiempo comiendo que aquellas en tratamientos de pastoreo puro, sin embargo, no hubo efecto en el tiempo de rumeado.
• El tiempo de rotación fue de ocho días más para tratamientos de alta cobertura que para aquellos de baja (29 versus 21 días).
• Hubo 0,2 hojas de más (2,7 versus 2,5) en tratamientos con alta cobertura.
• El corte disminuye el número de cañas.
• Los resultados para calidad de pastura todavía deben ser analizados.

Una mirada más cercana a los resultados

Desperdicio:
Contrario al objetivo de reducir el desperdicio con el corte pre pastoreo comparado al post pastoreo, el desperdicio de pasto dejado luego de un pastoreo en el tratamiento de corte fue en promedio de 166kgMS/ha. Eso es equivalente al 12% del alimento disponible entre el pre y post pastoreo, o a 2kgMS/vc/día sobre el período que duró el experimento.
Silaje:
Más silaje hubo que aportar en los tratamientos con corte pre pastoreo – equivalente a cerca de 1kgMS/vc/día más, que en tratamientos de pastoreo sin corte.
Más silaje fue hecho en los establecimientos que solo pastorearon.
Un total de 2,4t MS/ha de silaje hubo que dar en los establecimientos donde las coberturas pre pastoreo eran altas con corte prepastoreo – un poco más que en campos con corte y coberturas pre pastoreo bajas.
Lo opuesto pasó cuando se trata de silaje hecho. Edwards dice que si la cantidad de silaje ofrecido se convierte en lo que la tasa de crecimiento hubiese sido para asegurar que no habría déficit de alimento, sería igual a 4kg MS/ha/día en tratamientos con corte y solo 1kg MS/ha/día en tratamientos de pastoreo.
Producción:
Producción y condición corporal. El corte pre pastoreo no tuvo efecto en la producción de leche, pero las coberturas pre pastoreo si tuvieron efecto importantes.

Vacas que fueron a potreros con alta cobertura (3500kgMS/ha) produjeron 5% menos sólidos totales en promedio que las vacas que pastorearon potreros con baja cobertura (2900kgMS/ha). Sin embargo, un extra de 0,8t MS de silaje fue cosechado en las coberturas altas en el tratamiento con corte, y si esto se convierte en sólidos totales (usando 70g ST/kg MS en respuesta) daría un número adicional de 56kg ST o 0,03kgST/vc/día durante el período de experimento. Si esto último se tiene en cuenta, se reduciría la diferencia de sólidos totales a 4%.
La cobertura o el corte pre pastoreo no tuvieron efecto en la condición corporal. En promedio, la pastura de los tratamientos de pastoreo sin corte suministró 800 kgMS/ha más que los tratamientos con corte, basados en diferencias de silaje neto.
Asignación:
Para resolver cuánto fue ofrecido a las vacas, el estudio usó una tasa de desaparición

Cobertura pre pastoreo – residuo = Tasa de desaparición
Carga animal x duración de rotación ( kg MS /vaca/día)

Edwards dice que es importante saber que la tasa de desaparición no es lo mismo que lo que las vacas han comido. “Puede que haya una mayor tasa de desaparición, del orden de 1-2kgMS/vc/día con el corte, pero tenemos más desperdicio (2kgMS/vc/día) y suplementamos con más silaje (equivalente a alrededor de 1kgMS/vc/día). Esta información junto a los cálculos de producción de sólidos en leche, indican que no hay diferencia en el consumo real de las vacas”.

Comportamiento en el pastoreo
Vacas que entran en potreros con alta cobertura pasan 42 minutos o 7% más de tiempo comiendo que aquellas en potreros con baja cobertura. El corte reduce el tiempo que pasan comiendo, pero la diferencia no fue significativa. No hubo impacto de ninguno de los tratamientos en el tiempo de rumeado. El tiempo extra que pasaron pastando, puede explicar por qué vacas a las que se les ofrece coberturas mayores, no producen mas leche.

Productores que practican el corte, no están convencidos
Brent Boyce, asesor de numerosos productores que realizan esta práctica, dice que a pesar de que el experimento estuvo bien hecho y dio información muy valiosa, no fue llevado a cabo como se hace realmente a campo. A campo “sólo se realiza cuando la cobertura pre pastoreo excede la demanda en 200kg MS/ha o un poco más”.
El también sugiere que si los productores encuentran que están cortando pre pastoreo frecuentemente porque los potreros están por encima de lo que esperan para entrar a pastorear, deberían saltar un potrero y dejarlo para silaje y apurar la vuelta. “En lugar de cortar pre pastoreo los siguientes 10 potreros, saca uno de la rotación para silaje, aprovecha el excedente y apura la vuelta. A pesar de que hay un costo de hacer silaje, tienes ese alimento disponible para el futuro, y menos uso de la cortadora”.
Dice también que no es una técnica para acomodar un mal remanente anterior; en ese caso prefiere dejar que las vacas elijan calidad y desmalezar luego del pastoreo.
El Director Ejecutivo del centro de desarrollo de la isla sur (LUDF), Ron Pellow comenta que el ensayo no afecta a la forma que en la usan en la unidad demostrativa de la Universidad de Lincoln; ellos lo usan para mantener altos consumos en vacas en pico de producción cuando hay algo pasados de cobertura ideal pero con correcto remanente del pastoreo anterior. Las vacas de ese centro hicieron pico con 2,45 kg de solidos de leche VO/día a principios de Octubre y se mantuvieron sobre los de 2kg sólidos de leche/VO/día hasta fines de año.
Ron dice que sin duda hay algo de desperdicio con el corte pre-pastoreo, es el material que cae por debajo de la altura de corte pero ese pequeño desperdicio se compensa al poner toda la parcela al nivel de residuo adecuado para un rebrote uniforme de calidad.
No se hace corte pre-pastoreo cuando el pasto está mojado o llueve, en esos casos queda como una ensalada empapada y a las vacas no les gusta, resultando en una baja de producción.
Ha habido momentos que en el LUDF no se cortó, es cuando el remanente no quedó comido parejo; en esos casos si hay sobrante se deja la parcela para silaje y sino se desmaleza luego de pasar las vacas.
Cuando se usan rye-grases tetraproides como los que están usando en la LUDF, que mantienen alta calidad hasta estados más altos de disponible, se facilita pastorear esos altos disponibles logrando remanentes adecuados. En el ensayo, unos 2/3 de las pasturas utilizadas eran diploides.
En la LUDF con esa práctica se llega a pasar la hélice dos veces en la temporada, en cambio en el ensayo se pasó cuatro veces.
El científico del ensayo, Edwards, dice que si bien el mismo no es útil estrictamente para evaluar el corte pre-pastoreo como herramienta en casos especiales, arroja conclusiones interesantes para quienes utilizan esta práctica. Una de ellas es que el nivel de desperdicio es similar con o sin corte pre-pastoreo.
Reflexiona que si la cobertura es excesiva (pasto ya algo pasado para lograr un buen remanente a diente con vacas produciendo en el pico de producción), va a haber desperdicio ya sea se corte antes o después. Si uno piensa que cortando antes las vacas van a comer más y producir con ello más leche, el ensayo demostraría que no es así.
Una consideración para nuestro sistema: una alternativa de mayor aprovechamiento se podría lograr repasando luego de salidas las vacas de alta producción con otra categoría, ya sea cortando antes o después de salidas las vacas ordeño para con la categoría de menores requerimientos o suplementada dejar un desperdicio menor.

Por Ann Lee, Dairy Exporter Julio 2017
Traducción y gentileza: Ing. Prod. Agrop. Luis Peluffo.









Volver