Nuestras
Novedades

Noticias, Información y más.

Volver

Cuál será la estrategia de sustentabilidad para el próximo año

Cuál será la estrategia de sustentabilidad para el próximo año

Durante 2020 la sustentabilidad ha sido la protagonista. El 2021 será el momento para poder desarrollar algunos de esos aprendizajes.

Finalizando el 2020 es imposible no hacer un balance. Año particular como pocos, ha puesto en jaque muchos paradigmas. La sustentabilidad ha sido la estrella en todos sus ejes, comenzó liderando el ambiental, el económico lo superó a los pocos meses y el social no se quedó atrás tomando la punta. Este año fue el mejor ejemplo de lo que en teoría de sistemas llamamos propiedad emergente, la sustentabilidad es la propiedad emergente de la interacción de sus componentes: ambiental, económico y social.
La virtualidad ha sido una gran herramienta que nos dio tiempo para acomodarnos. Permitió movilizar las economías, acercarnos y hasta alcanzar comunicaciones que de otra forma no eran viables, nos hizo pensar en la reducción de viáticos y lo que ello conlleva en cuanto a menor polución y acompañó la expectativa de vivir fuera de las grandes urbes (parece que Dios dejó de atender en Buenos Aires – chascarrillo). Sin embargo, no todos los sectores, actores y roles se dinamizaron de la misma forma. La producción de alimentos en general nunca cambio su marcha y no solo se subió a la virtualidad, sino que ya ha pasado en este 2020 por el modo mixto: virtual y presencial.

La agenda sustentable del tambero nunca se interrumpió en el 2020

Con todas las expectativas puestas en el desarrollo del programa de los tambos pilotos en Buenos Aires, para la adecuación a la nueva normativa sobre uso agronómico de purines, nos agarró la pandemia. Con el programa comenzaron 15 tambos en Buenos Aires. Este proceso consta de las mismas etapas que deberán seguir todos los tambos al momento de regularizarse: inscripción, alta de usuario e inmueble, prefactibilidad, evaluación técnica, notificación y plan de adecuación. Y sucedió que la virtualidad empoderó la interacción público-privada entre los técnicos (MDA – ADA) lográndose respetar la agenda acordada en 2019. El objetivo de este proyecto es crear la experiencia y generación del conocimiento entre técnicos para luego divulgar al sector. Los resultados del programa estarán para difundir en el 2021.
Para el productor, en gestión de purines, los dos grandes temas a resolver son la desconfianza y el financiamiento. Esto se relevó en un evento virtual de importancia del sector en el último mes de octubre con un 37% y 36% de respuestas respectivamente. Otros temas relacionados fueron el desconocimiento de por dónde arrancar (32%), falta de información (19%) y la creencia de que aún hay tiempo (16%). Vamos a extendernos sobre cada uno de los puntos.
¿Aún hay tiempo? Ni. En una excelente coordinación y confianza entre la Dirección de Lechería del Ministerio de Desarrollo Agrario (MDA), la Mesa de Concertación de Políticas Lecheras y el Directorio del ADA se gestionó favorablemente la prórroga (Resol. ADA 267/20) otorgando plazo hasta septiembre 2021 a regularizar a todos los tambos con más de 250 VO. En este escenario, sin pensar en otro aplazamiento, quedan 9 meses. Algunas consideraciones estratégicas:
• Autogestión: el proceso de inscripción por autogestión toma alrededor de 45 días.
Con todo preparado previamente, en 15 días se puede hacer.
• Consulta a un profesional de confianza: posterior a la autogestión llegará el
momento de responder la notificación del ADA con un plan de adecuación (en la gran
mayoría de las situaciones). Planificar la consulta con los profesionales. A último
momento no alcanzan los días.
¿Falta de información? La Guía de Buenas Prácticas para la Gestión de Purines en Tambos (GBP) es la mayor fuente de información. Sería óptimo tener a disposición un sitio web que entregue todo el material. Los últimos dos números de la revista atendieron esta temática, hay grupos de whatsapp específicos, etc. En 2021 la difusión del programa de pilotos ayudará a dar algunas respuestas. Sin embargo, para estar informado hay que tomar la iniciativa. Al igual que otras regulaciones se publican y se dan por conocidas.
¿Por dónde arrancar? Mi sugerencia es por la misma GBP, luego una visita a algún productor amigo que haya avanzado en el tema. También se puede ir directo a un profesional, pero siempre tendrá más provecho con algunos deberes previos resueltos:
• Lectura de la GBP
• Completar los Anexos de la resol. ADA 737/18
• Uso del agua. Verificación de las perforaciones y cañerías. Atender los excesos y
desbordes de tanques.
• En caso de haber cavas, limpieza perimetral de las mismas. Solo perimetral, por
prolijidad no utilizar retroexcavadoras para limpiar las cavas no siendo necesario.
Solo habilitar el área para permitir el ingreso para evaluarlas.

El financiamiento es un tema clave
Cuando se planificó el programa de pilotos se pensaba en un proyecto de financiamiento acorde para acompañar al productor. Pero la pandemia ha cambiado las prioridades del gobierno. Sin ahondar en ello, van mis sugerencias con los elementos que contamos:
• El plan de adecuación tiene un cronograma de tareas que puede incluir etapas a
desarrollar en un período de hasta 4 años. En caso de la necesidad de extenderse, se
deberá hacer un corte en 4 años y solicitar extensión de plazos.
• Alianzas estratégicas. Un tambo sustentable y regularizado es una demanda
internacional para los productos exportables. Localmente, el consumidor no tiene
acceso directo al tambo, solo puede seleccionar el producto, y cada vez es más
exigente en cuanto a su trazabilidad y procesos de producción. Los purines deberían
estar en el plan de acción de toda industria, brindando como en otras temáticas,
facilidades y opciones a los productores.

La desconfianza es un sentimiento en el cual se está trabajando. Sabemos que hubo grandes motivos para que se generara. Sin embargo, en lo que va de la reciente regulación, desde 2018, no hay muchos elementos para desconfiar. Se prorrogaron los plazos sin inconvenientes, no hubo acciones sancionatorias, se continuó trabajando en el programa de pilotos y los tambos son el estandarte de éxito en las autoridades. Otras mesas de trabajo ni siquiera sostuvieron su agenda durante 2020.

2021: queda trabajo por hacer con los tambos pilotos. Quedan tambos por evaluar, productos de difusión por desarrollar, material técnico y muchas ganas de expandir esta prueba. Agradecer el compromiso de las empresas que se atrevieron y evidencian que la desconfianza se soluciona trabajando y haciendo lo que hay que hacer; el buen trabajo del equipo, al Dir. de Lechería y a los técnicos del área de evaluación de proyectos de ADA.
Por último, en lo personal y profesional, agradecer a la revista por este espacio y a ustedes los lectores. Buenas fiestas y próspero año nuevo. Continuaremos por esta vía en el 2021.
Por: Ing. Agr. Pablo Cañada





Volver